lenguaje inmobiliario_ mentiras graciosas_ compraventa_ alquileres

Mentiras o medias verdades a evitar cuando buscas comprar o alquilar una vivienda

Huye de las mentiras inmobiliarias

Comprar o alquilar una vivienda en Baleares nos puede llevar a recorrer un camino largo y tortuoso, enmarañado de palabras, mentiras y frases trampa. Aunque afrontemos pletóricos e ilusionados esta búsqueda, no poca veces vamos a descubrir que la casa poco- o nada- tiene que ver con esa imagen preconcebida que nos habíamos hecho tras escuchar o leer su descripción en algún portal inmobiliario. Y no, no solo les ocurre a los confiados o a los optimistas empedernidos que creen dar en la diana a la primera de cambio.

La ganas y la ilusión por encontrar la casa ideal en Mallorca o Ibiza puede llevarnos a bajar la guardia ante el léxico inmobiliario y, en consecuencia, a perdernos entre una palabrería que – al menos de primeras- suena a música celestial para nuestros oídos.

¿Una casa coqueta? ¿Un piso ideal para reformar? ¿Una vivienda con muchas posibilidades?… Presta atención a las descripciones de este tipo. Seguramente, estemos ante una casa diminuta hasta para los gnomos, un piso de la época de los abuelos de nuestros abuelos y una vivienda cuyo adecentamiento cueste riñón y medio (siendo generosos).

Sin embargo, hay buenas noticias. Podemos sortear este escenario de trucos inmobiliarios de los que alejarnos para no caer en una pérdida de tiempo o, peor aún, abandonar la esperanza.

La clave está en recurrir a profesionales que, además de contar con una amplia cartera de viviendas en venta y en alquiler en Baleares, escuchen tus verdaderas necesidades, seleccionen solo aquellas propiedades ajustadas a tu perfil y expongan la situación real de cada inmueble. Sin trampas ni cartón. Es el caso de Durendesa® Mallorca.

5 frases con trampa sobre las viviendas en venta o en alquiler

Las inexactitudes, las medias verdaderas o, directamente, las mentiras también se cuelan en el sector inmobiliario a la hora de describir una propiedad. Evitar estos engaños o la información sesgada ayuda a no dilatar el proceso de compraventa, a no decepcionarnos en el camino o a no pensar que la búsqueda es una misión imposible debido a estas mentiras.

Recuerda que antes de empezar a indagar en el mercado inmobiliario es importante definir bien cuáles son tus necesidades y cuál es el rango de precio asumible. Una vez claras estas cuestiones, ponte manos a la obra, amplía todos los datos que necesites o pon pies en polvorosa, según el caso, si te encuentras ante estos juegos de palabras:

Vivienda pequeña y con encanto/coqueto: una verdad a medias.  Nos desvela que la casa tiene pocos metros cuadrados, pero la coletilla “con encanto” o “coqueto” denota que su dimensión resulta pequeña incluso para los pigmeos. Sea como sea, algo está claro: no hay encanto que tape el tamaño de un inmueble; por muy coqueto (¿diminuto?) que sea. Ni siquiera aunque se trate de “un piso con muchas posibilidades”, lo que a la postre no hace más que enmascarar las necesidades de reforma. Estos mix resultan peligrosos: vivienda acogedora con encanto = inmueble pequeño y sin nada de especial o a destacar. Paso palabra.

Vivienda para actualizar: lo sentimos, pero mejor si no te haces grandes ilusiones. Casi seguro, el inmueble no va a quedar como nuevo con un par de actuaciones (ni más ni menos sencillas). Suele ser la forma bonita de decir que la propiedad está para reformar entera… Esta imprecisión huele de lejos.

Vivienda para entrar a vivir: vivir vivir… no dudamos que se pueda. Damos por hecho que estamos ante una casa con paredes, techo y electrodomésticos o muebles  básicos. La gran pregunta es en qué condiciones y si cubre realmente nuestras necesidades/expectativas. Si no es así, no pierdas tiempo: sigue buscando.

Vivienda a X minutos o X metros (pocos) del centro: premio para el caballero. Sorprende ver cuántos centros llega a tener una ciudad, si hacemos caso de estas distancias…  Y esto sin meternos en aquellos anuncios que rezan eso de “inmueble con excelente ubicación”. Así que antes de emocionarte comprueba los tiempos/los metros/la zona en Google Maps… Es nuestro mejor consejo.

Vivienda muy bien comunicada: descripción muy interesante. Sí, probablemente la casa en cuestión tenga, por ejemplo, una buena red de autobuses o de metro a su alrededor. Pero, ¿está ubicada más allá de donde Cristo perdió el gorro? Entonces, puede que nos pille un poco lejos… para todo. Busca más datos.

Vivienda en excelente/muy buen estado de conservación: esta imprecisión suele revelar que es un piso bien conservado… pero antiguo. Por lo tanto, estaremos ante una vivienda que casi con total seguridad necesitará alguna reforma (normalmente suelo, tuberías, electricidad…). ¿Has previsto destinar una cantidad para arreglos? En estos casos, no suelen ser poca cosa.

Viviendas con contradicciones o descripciones imprecisas: Viviendas interiores muy luminosas; inmuebles con interiores a amplios patios; segundo piso alto; primero que parece un segundo;  bajo interior con altura de primera planta y mucha luz etc. Prepara el bolsillo, vas a gastar mucho en luz. O eso, o puedes volver al candelabro. Otra frase poco concisa es aquella que apunta a una “vivienda bien equipada”. Ojo con las ambigüedades.

Vivienda/edificio con antigüedad de X a X años: esta fórmula debe hacernos también pisar el freno, sobre todo cuando el margen es más que sospechoso. La diferencia de años puede traducirse en derramas considerables. ¿O tiene los mismos males una finca de 20 años que otra de 40 años? A más antigüedad, mayor posibilidad de intervenciones (y más gordas).

Urge vender o vivienda muy alquilable: estas coletillas han funcionado bien históricamente, pero esconden su peros. No sabíamos que resultara tan fácil predecir el futuro: ¿en alquiler mañana, pasado, el mes que viene? Por otro lado, eso de urge… Si tanta prisa tienen, ¿por qué los dueños no están dispuestos a quitar ni a hacer una rebaja por pequeña que sea? Por no mencionar aquellos casos en los que el inmueble lleva en venta desde el paleolítico.

Viviendas gangas con fotos 10: el caso más cantoso entre los cantosos. En estos supuestos, no es la leyenda en sí sino las fotos que acompañan al inmueble las que nos hacen los ojos chiribitas. No damos crédito a nuestra suerte: el piso perfecto al precio perfecto. No se nos dice demasiado sobre la vivienda… ¡pero las fotos son de escándalo! ¿Crees haber descubierto el chollo del siglo? Despierta. Estás ante una recreación: así de estupendo es como queda el piso con una reforma. Nuestro gozo en un pozo si no puedes asumirla. Otra de las mentiras. Toca seguir buscando.

Sí, pueden parecer mentirijillas o mentiras graciosas, pero recuerda que pueden suponer un coste extra para tu bolsillo y tu tiempo. Ante la duda, solicita siempre ampliar la información antes de visitar el inmueble. Indispensable.

compraventa y alquileres_ mentiras graciosas_ léxico inmobiliario

Índice de contenidos

Compartir noticia

Facebook
Twitter
LinkedIn
@2022 Durendesa