alérgicos- evitar alergias en casa- viviendas Mallorca

Cómo mantener a raya las alergias en casa

Las alergias a los ácaros, al polvo y al moho son algunas de las principales reacciones a las que se enfrentan las personas alérgicas en casa. Los diminutos arácnidos y hongos que se esconden en elementos como colchones, ropa de cama, juguetes… generan un malestar que aleja a nuestro inmueble de ser ese lugar seguro y apacible que tenemos en mente. Afortunadamente, mejorar la situación para luchar contra las congestiones, la tos, la dificultad respiratoria, los estornudos… provocados por estas alergias sí es posible. A veces es tan fácil como extremar las precauciones higiénicas para asegurar que respiramos un aire de mayor calidad en casa.

En Durendesa® inmobiliaria en Mallorca e Ibiza, nos preocupamos de que disfrutes de tu casa tanto cuando estás inmerso en el proceso de compra o alquiler como cuando ya disfrutas de sus cuatro paredes.  Por eso hoy, con la primavera ya entrada, queremos compartir contigo una serie de consejos que ayudan a mejorar la calidad de vida de los alérgicos en el hogar. Confiamos en que puedan servirte a ti y a tu familia a superar la incomodidad de estas reacciones.

prevención alergias- viviendas Mallorca

Las habitaciones: lugar preferido por los ácaros

Los colchones y las almohadas son los principales puntos de reproducción de los ácaros. En el mercado existen fundas y modelos hipoalergénicos que van a ayudarte a combatirlos. No olvides lavar la ropa de cama como mínimo una vez por semana (a una temperatura superior a los 60º ) y evitar materiales como las plumas o la lana en almohadas y mantas.

Los juguetes de los niños, mejor almacenarlos en los armarios.

El salón: cuidado con los textiles

Las alfombras, los tapices…. son en este caso tus principales enemigos como también lo es la acumulación de objetos y mobiliario en general. Opta por muebles fáciles de limpiar (madera, plástico, metal…).

Mucho mejor si almacenas las revistas, periódicos, libros… en el interior de los armarios.

La cocina y el baño: puntos calientes de humedad

Estos dos espacios son los que más propician el desarrollo de las humedades. Por eso su control es tan necesario para evitar la formación de moho. Elige una campana extractora potente y asegúrate de no acumular alimentos en mal estado, mantener el fregadero limpio y bajar la basura diariamente.

En el caso del baño, es importante contar con un sistema de ventilación eficaz y vigilar los elementos textiles (ojo con la cortina de baño y la alfombrilla).

Limpia las duchas y los baños regularmente con un limpiador con lejía.

Suelos: la frecuencia de la correcta limpieza

La limpieza debe emplearse a fondo también en los suelos. Eso sí, se necesita ir más allá de las soluciones convencionales como el uso de la escoba tradicional o el plumero (levantan el polvo y lo mantienen en suspensión, pudiendo agravar los síntomas respiratorios o cutáneos). Una opción muy recomendable es utilizar mopas antipolvo y aspiradoras con sistema HEPA (para atraparlo eficazmente y eliminarlo del entorno).

Si no quieres dejar los suelos sin cubrir, utiliza alfombras lavables pero no moquetas.

Ventanas: abiertas lo estrictamente necesario

En cuanto a las ventanas, es recomendable no mantenerlas abiertas más tiempo que el necesario para la ventilación. En caso de detectarse condensación en los cristales, debemos retirarla lo antes posible para impedir la formación de moho.

Utiliza cortinas o estores lavables.

De manera general, no hay que olvidar que los altos niveles de humedad en cualquier espacio de la casa propicia la proliferación de hongos. Por eso, es aconsejable mantener una humedad de entre el 50% y 60% y una temperatura inferior a los 22º. Hoy en día existen numerosas productos y materiales que nos ayudan a alcanzar nuestro objetivo, como son los purificadores o los deshumificadores.

alérgicos en casa- alergias en el hogar- tips Durendesa