mercado inmobiliario Baleares- estabilizacion

¿Estabilización o nuevo ciclo de problemas en el sector inmobiliario en Baleares?

Las cifras inmobiliarias de los seis primeros meses del año no han cumplido las expectativas. Según el INE, la compraventa de viviendas de enero a junio ha arrojado el peor dato semestral de los últimos cuatro años, con un total de 263.557 transacciones. Un dato muy similar al registrado durante el mismo periodo del año anterior, pero que se contrapone a los anotados durante los últimos cinco años, en los que reinaron las subidas. Este enfriamiento abre ahora un frente de doble lectura, que nos lleva a preguntarnos si estamos ante una estabilización del mercado o un nuevo ciclo de problemas en el sector inmobiliario. Un escenario confuso, que se resolverá durante los próximos meses, en el que aspectos como la incertidumbre política, la nueva ley hipotecaria y el alza de los precios por encima del mercado han tenido mucho que decir.

El panorama nacional e internacional de los últimos tiempos ha hecho aflorar el recelo en los compradores y en los inversores y, en consecuencia, ha acabado afectando al número de transacciones. En junio, por ejemplo, mes con el descenso más acusado, la compraventa de viviendas bajó en un 9% respecto al mismo periodo del año anterior y en un 13,9% si lo comparamos con mayo, según apunta el INE (teniendo en cuenta transacciones hechas meses antes). Por tipología, la vivienda nueva descendió en un 7,8%, mientras que el mercado de segunda mano lo hizo en un 9,2%, llegándose a las 7.205 operaciones y 33.756 transacciones, respectivamente.

Una de las grandes lastras de este panorama lo encontramos en la incertidumbre política del último año, arrastrada sobre todo por la composición pendiente del nuevo Ejecutivo. Un aspecto que ha impedido desarrollar medidas que podrían haber quitado presión al mercado inmobiliario (una regulación de los precios del alquiler, una respuesta a la falta de vivienda social, un Pacto de Estado de Vivienda…) y que ha dejado en stand by a muchos interesados, que siguen esperando la configuración del gobierno para determinar si les conviene o no mover ficha en el sector inmobiliario.

mercado inmobiliario Baleares- estabilizacion o problemas

Los precios sobrevalorados del mercado de la vivienda en relación a los ingresos también han impedido el empuje de la compra de inmuebles, con subidas prácticamente ininterrumpidas desde 2015. Este aspecto, junto al bloqueo político, ha ocasionado consecuencias nada beneficiosas como la caída en un 12% de la compraventa de viviendas en el segundo trimestre del año respecto al mismo periodo anterior, según la Federación de Asociaciones Inmobiliarias (FAI). Las tensiones por los cambios en torno al impuesto de Actos Jurídicos Documentales (AJD), la aplicación de la nueva ley hipotecaria (que ha retrasado operaciones en marcha) o el endurecimiento de las condiciones de crédito también han hecho mella en el transcurrir inmobiliario. Todo ello a pesar de que el empleo ha avanzado y los tipos de interés siguen bajos.

Reducir esta situación de moderación o estabilización- para unos- o de problemas – para otros- al panorama nacional parece más bien poco realista. Los inversores y futuros compradores, nacionales e internacionales, se nutren también de la intranquilidad mundial. Por un lado, pesa EEUU con el incremento de los aranceles a China, que ha respondido con la misma moneda, y las tensiones energéticas. Por otro, el Brexit, con la férrea postura de Boris Johnson de sacar a Reino Unido de Europa con o sin acuerdo. Los efectos de esta incertidumbre ya se notan en España (Reino Unido es uno de los países que más invierte en la adquisición de viviendas en nuestro país, con gran predilección por la compraventa en Baleares). Según el Colegio de Registradores, las operaciones de compra de inmuebles por británicos en España han caído a su mínimo histórico porcentual durante el primer trimestre del año.