reducir gastos factura eléctrica- recibo luz

Cómo abaratar la factura eléctrica en Mallorca

La cuesta de enero, la ola de frío, el aumento de la tarifa de la luz, el teletrabajo, el mayor tiempo en casa por el coronavirus… Este año tenemos todas las papeletas para asustarnos ante la llegada de la factura eléctrica en Mallorca. Aunque todos los inviernos oímos hablar de trucos para reducir los gastos de luz en el hogar, esta vez parece más necesario que nunca estar bien atentos y aplicar las recomendaciones a pie juntillas para que duela menos al bolsillo.

Nuestro equipo de la inmobiliaria en Malllorca e Ibiza Durendesa® ha buceado por la red para recopilar ideas sobre cómo ahorrar en la factura eléctrica. Pequeños gestos como usar al máximo la luz natural, hacer un buen uso de los electrodomésticos o colocar tiras aislantes en las ventanas van a ayudarnos más de lo que creemos.

reducir factura eléctrica- abaratar recibo luz vivienda Mallorca

Tips para ahorrar gastos de luz en el hogar

Si te preocupan los gastos del hogar, debes saber que existen muchas ideas sencillas para abaratar el recibo de la luz. Una primera consideración pasa por valorar si la potencia contratada se ajusta o no a la necesidad real del consumo de nuestra casa. Debes tener en cuenta que si ésta es superior estaremos pagando una cantidad fija mayor de la que correspondería a una menor potencia. Por otra parte, también puede resultar conveniente estudiar cambiar de precio fijo al regulado (PVPC). Esta modificación ha resultado beneficiosa a la larga en muchos casos.

Al margen de informarte bien sobre ello, hay otras recomendaciones para ahorrar en la factura eléctrica que no debes perder de vista:

  • Exprimir al máximo la luz natural: aprovechar la luz solar al máximo y evitar encender la artificial a no ser que resulte realmente necesario.
  • Uso de bombillas LED: estas piezas ofrecen la misma luz que las incandescentes, pero necesitan bastante menos energía (además de ser mucho más duraderas). Te pueden permitir ahorrar hasta un 80% en consumo eléctrico.
  • Evitar dejar los dispositivos electrónicos en stand by: esta medida posibilita ahorrar hasta un 10% en la factura anual. Del mismo modo, es importante dejar las regletas vacías cuando no se estén utilizando (desenchufar todo cuando se acaba de teletrabajar).
  • Uso correcto de los electrodomésticos en la cocina: el horno es un gran ladrón de euros. Por eso, es recomendable no abusar de él para cocinar ni abrirlo de forma continua (perderá temperatura y supondrá más gasto al tener que volver a calentarse). Otras tips recomendables en esta estancia son: aprovechar el calor residual del fuego;  mantener el frigorífico y el congelador a una temperatura adecuada (5º y -18º, respectivamente); utilizar el lavavajillas cuando esté totalmente lleno y en modo eco etc.
  • Poner la lavadora entre 40º y 60º: esta pauta servirá para que ahorres un 40% en la factura eléctrica.
  • Controlar la temperatura del termostato: lo ideal es poner la calefacción entre 19º y 21º (cada grado de más aumenta el consumo hasta un 7%). Mantener las estancias cerradas ayudará también a que éstas necesiten menos energía para calentarse. Por otra parte, el buen mantenimiento de los aparatos antes de la llegada del invierno (revisar la caldera, pulgar los radiadores… ) avalará que funcionan correctamente cuando su uso sea necesario.
  • Aislar bien la vivienda: está claro que puede suponer un desembolso importante, pero con el tiempo saldrá a cuenta. Hasta que puedas hacer este gasto, puedes optar por poner burletes en las puertas y en las ventanas para no dejar escapar la temperatura interior. Las alfombras y las cortinas, sobre todo de color oscuro, también aíslan y contribuyen a una mayor sensación de calidez.

Controlar el consumo del agua en casa

La factura del agua es otro de los gastos del hogar que puede verse afectado por el mayor tiempo que pasamos ahora en casa. En este sentido, actitudes como comprobar el estado de la grifería, instalar reductores de caudal en los grifos, preferir la ducha al baño, secar la ropa al aire libre, evitar dejar correr el agua cuando nos lavamos los dientes, fregamos los platos o nos enjabonamos… son grandes aliados para controlar este desembolso.