vender la casa este otoño- Durendesa Mallorca

Puesta a punto para vender la casa en mallorca este otoño

Con el fin del verano dijimos adiós a una de las épocas por excelencia en las que el mayor tiempo libre anima a buscar y a visitar viviendas en venta en Baleares. Sin embargo, el otoño nos brinda la oportunidad de encontrarnos ante un comprador más serio, que exprime al máximo su disponibilidad para dar lo antes posible con la casa de sus sueños. La puesta en escena del hogar en venta se vuelve fundamental para evitar demoras o falta de interés en las operaciones. Detalles como crear una atmósfera cálida -con interiores y exteriores perfectamente estudiados para la ocasión- nos ayudarán a aumentar las posibilidades de vender la casa este otoño en Mallorca o Ibiza.

Uno de los aspectos claves es lograr que el posible comprador sienta ese calor y ese sentimiento acogedor que año tras año le pedimos al otoño en el hogar. Para ello, la luz, la temperatura y los tejidos se convierten en nuestros mejores aliados. Los textiles suaves y con tonalidades típicas otoñales (naranjas, amarillos, rojos y marrones) contribuyen a hacer la visita agradable y a lograr que el interesado se sienta como en su propia casa: un par de mantas o de cojines dejados con gracia sobre el sofá o la cama, una alfombra en el rincón más apetecible, unos centros de mesas con piñas u hojas de árboles… llenarán de hospitalidad y de otoño el ambiente.

El confort también debe sentirse a lo largo del recorrido por la vivienda en venta. Aunque las temperaturas aún no sean tan extremas como las invernales, resulta muy poco conveniente que el interesado se vea obligado a no prescindir del abrigo durante la visita. Pon en marcha la calefacción para hacerle sentir a gusto y, si tienes,  enciende la chimenea, de sobra es conocido su efecto.

La iluminación tampoco puede descuidarse en una época en que las horas de sol empiezan a ser más breves y, con ello, se nos transmite cierto desasosiego. Durante el recorrido, es importante evitar poner cortapisas a la luz natural: sube las persianas, descorre las cortinas, limpia bien las ventanas y mejora las luces de la casa. Si es inevitable realizar la visita con iluminación artificial, decántate por luces amarillas antes que blancas: son menos agresivas y aportan la calidez que estamos buscando.

Por otra parte, no pierdas oportunidades de venta por no haber dedicado un tiempo a revisar que no hay desperfectos y a garantizar el orden y la limpieza. Con la primera impresión se tiene mucho ganado: asegúrate de que huele bien, el mobiliario no crea una sensación agobiante, no hay rastro de humedades o descorches, no hay bombillas fundidas, no hay puertas que no cierran correctamente… Cualquier detalle, por pequeño que sea, contribuirá a que el comprador se incline o no por adquirir nuestro hogar en Mallorca.

Al margen del interior de la vivienda, no descuides los exteriores, tan valorados con independencia de la estación. Si tienes un balcón repasa la barandilla y el estado de los toldos y las plantas. Si cuentas con una terraza, vigila bien el aspecto del césped y del mobiliario y coloca plantas y flores de temporada para hacerla más vistosa y agradable.

Tampoco dejes pasar por alto pedir más consejos a los profesionales del sector, como los de nuestro equipo de la inmobiliaria en Mallorca e Ibiza Durendesa ®. Te pondrán al día sobre la situación del mercado inmobiliario en Baleares, los precios adecuados de venta y todas las claves para vender la casa este otoño en Baleares.