Casa más saludable | Hogares respetuosos | Viviendas Mallorca
15739
post-template-default,single,single-post,postid-15739,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
tips viviendas más sanas

Así conseguirás tener una casa más saludable

Llevar una vida saludable consiste también en trasladar esta idea a nuestro pequeño refugio: asegurarnos de que nuestra vivienda en Baleares es respetuosa con el medio ambiente, nos recarga las pilas en nuestro día a día y nos reporta una envidiable sensación de serenidad y bienestar. No importa si vas a comprar una vivienda en Mallorca o Ibiza con la que quieres alinear esta filosofía o si por el contrario buscas hacer más eco tu inmueble actual. Estas ideas te ayudarán a conseguir una casa más saludable, sin malas vibraciones y con mayor conciencia ambiental.

Repasa tus prácticas diarias: Ahorra agua y luz

Casa más saludable- viviendas ecoLos consejos sobre el ahorro de agua y energía en el hogar aparecen como una constante en los últimos tiempos. Sin embargo, no siempre los hemos puesto en práctica. Por eso, el primer paso imprescindible es el de repasar nuestras acciones más simples. ¿Apagamos las luces de las habitaciones cuándo no son necesarias? ¿Cerramos el grifo cuando toca o lo dejamos chorrear sin sentido? ¿Tiramos los papeles al inodoro o a la papelera? ¿Contamos con luces Led? Unas prácticas que bien ejecutadas no sólo se ponen de lado del medio ambiente, sino también de nuestro bolsillo por el ahorro económico que suponen.

Por supuesto, vigila el reciclaje. No olvides separar adecuadamente los residuos o comprar productos respetuosos con el planeta. Te ayudará a sentirte mejor en tu hogar.

Aprovecha la luz natural: llena de tu casa de alegría

La iluminación natural no solo ayuda a ahorrar electricidad. También regula nuestro sistema nervioso y se convierte en una fuente inagotable de alegría. Nos ayuda también a darle a la casa un toque más acogedor y atractivo.

El mobiliario y los materiales: cuanto más natural mejor

Las pinturas ecológicas o con bajo contenido en compuestos orgánicos volátiles son una opción a contemplar. También los muebles de madera natural, sin barnices o colas, y las telas 100% naturales de algodón, seda, lino… En la cocina puedes decantarte  por recipientes de vidrio o de cerámica para sustituir al plástico o teflón.

La sensación térmica: el confort en clave de equilibrio

Ni un extremo ni otro. Ni mucho calor ni mucho frío. Se trata de utilizar el sentido común y buscar el equilibrio. Si utilizas el aire acondicionado o la calefacción hazlo siempre con cabeza. Por ejemplo, una calefacción demasiado alta puede hacer que te sientes cansado. Utiliza como guía de confort los 17 grados en invierno y los 24 grados en verano. Una temperatura adecuada (más bien fresca pero sin pasarse) infunde ánimo al cuerpo y nos hace sentirnos mejor.

Recuerda que unas buenas ventanas proporcionan un bienestar general (aislamiento acústico y de temperaturas extremas) y llegan a reducir hasta un 70% el gasto energético.casa más saludable- viviendas felices Mallorca

Las plantas interiores: una mano eco impagable

Un hogar verde proporciona de por sí una sensación agradable. Además, hay especies ideales para purificar el aire de sustancias tóxicas que se desprenden de los barnices, las pinturas etc. La Palmera Bambú, el Poto, la Sanseviera… son algunas de las que ayudan a ventilar el aire y por tanto cuidar la salud de los residentes.

Acompaña su función de otras actuaciones como ventilar adecuadamente el hogar (abrir las ventanas 10 minutos al día);  regular la humedad (el nivel ideal de humedad está entre el 35% y el 50%) y evitar los malos olores. La utilización de un purificador también nos ayudará a respirar mejor en casa.

También puedes utilizar fragancias aromáticas que te recuerden a la naturaleza (eucalipto, limón, canela…)

Los colores: una opción para equilibrar las estancias

No subestimes el poder de los colores, pues son de gran ayuda a la hora de transmitir sensaciones y hacernos sentir de una manera u otra. Por ejemplo, los amarillos son un chute de energía y grandes estimuladores de la actividad mental (zonas de estudio), mientras que los azules favorecen el descanso de una manera propicia (dormitorios).

Para descansar mejor y levantarte mejor no olvides sacar del dormitorio aquellos aparatos eléctricos como el móvil, la radio, el ordenador o la televisión.

Sin comentarios

Escribir un comentario