seguridad playas y piscinas- accidentes de niños en verano

Cómo prevenir los accidentes de niños en verano

El verano en Mallorca no solo nos brinda esos maravillosos momentos en familia que llevamos tanto tiempo esperando. También puede traernos alguna sorpresa menos agradable que no entraba en nuestros planes. Sí, el periodo estival destaca por muchas cosas buenas, pero también por ser cuando más accidentes de niños se producen. El mayor tiempo libre de los pequeños y la puesta en marcha de dinámicas distintas a las del resto del año pueden impactar negativamente en los esperados días de asueto.

Hoy en nuestro blog de la inmobiliaria en Mallorca e Ibiza Durendesa® recogemos cuáles son los sucesos más habituales en esta época y cómo pueden prevenirse los accidentes infantiles en verano. Toma nota porque con estas sencillas medidas tus hijos podrán divertirse al máximo minimizando riesgos.

Peligro: niños en la piscina y en el mar sin supervisión

Los riesgos en piscinas, balsas y playas se llevan la palma cuando hablamos de los accidentes de niños en verano más habituales. Según los expertos, un despiste de solo 10 segundos puede bastar para que aquellos menores que no saben nadar sufran un mal irreparable. Así, que atento si te ves tentado a consultar el WhatsApp o a seguir una lectura larga si el pequeño está en la piscina. No hay mejor aliado frente a los ahogamientos infantiles que la supervisión de los niños cuando están en el agua.

Si tener mil ojos sobre ellos es imprescindible en cualquier época, en estas circunstancias es más necesario que nunca. Los sistemas de flotación como flotadores, manguitos o los churros son innegociables cuando son más pequeños o se sienten inseguros en el agua. Apenas 2-3 centímetros de agua son suficientes para que puedan ahogarse.

Los resbalones y las caídas también son muy frecuentes en este contexto. Por eso, no puedes dejar de estar pendiente de esas carreras por los bordes de la piscina o de las innumerables entradas y salidas sin precaución del agua.

Lo mismo ocurre en el mar. En estos espacios debemos tener en cuenta una serie de consejos básicos para la seguridad infantil en las playas y, de manera general, en verano:

  • Ahogamiento: es importante que los niños se metan en el mar únicamente cuando está permitido (ojo al color de las banderas) y, aun así, no hay que perder de vista a los pequeños ni siquiera aunque se estén bañando en la orilla.
  • Golpes de calor: el exceso de temperatura es otro de los factores típicos de los accidentes de niños en verano. Conviene evitar que los menores estén excesivamente expuestos al sol, sobre todo en las horas de mayor calor. Hay que tomar también otras medidas como protegerlos con una gorra, una sombrilla o buscar sitios con sombra.
  • Quemaduras solares: al igual que en el caso anterior, hay que huir de las horas de mayor incidencia solar e utilizar protección para proteger su delicada piel. Es aconsejable que la crema sea del factor más alto posible, aplicarla antes de ir a la playa y repetir operación de forma continuada.
  • Cortes: los niños no dejan de correr, jugar o caminar en la arena, por lo que resulta fácil que se corten con las conchas, las piedras o cualquier objeto. Evitarlo es tan sencillo como que no vayan descalzos. Para los más pequeños, es útil colocar una toalla o una esterilla para que se muevan libremente por ella sin estos peligros.
  • Picaduras de medusa: lo mejor es impedir que el niño se bañe cuando se detecta su presencia (banderas o avisos de los vigilantes de los puestos de socorro). Si una medusa pica a tu hijo, recuerda que no debe frotarse la herida para no aumentar el dolor o propiciar que se infecte. Además de lociones específicas, limpiar la zona con vinagre evitará que los aguijones se activen y liberen el veneno. Los antisépticos, los medicamentos contra el dolor y el uso de una bolsa de plástico con hielo ayudará también a calmar el malestar. Sea como sea, no hay que lavar la zona con agua dulce.
  • Deshidratación: el sudor y el ejercicio intenso en este ambiente hacen que el niño pueda deshidratarse. Se debe vigilar que toma frutas y bebe3 agua con frecuencia para reponer fuerzas.

Peligro: picadura de mosquitos en los niños

Como precaución, se pueden tomar medidas como aplicar repelentes contramosquitos y evitar los olores dulces en colonias y lociones infantiles (atraen a estos bichos). Igualmente, conviene huir de prendas estampadas y de colores brillantes, así como apostar por vestirlos con ropa fresca y ligera. Es recomendable que las prendas les cubran la mayor parte del cuerpo, cuando sea posible, para evitar estos frecuentes accidentes de niños en verano.

Peligro: uso de bicicletas y monopatines sin casco

Esta época es la preferida de los niños para pasar horas y horas montados en bicicletas, monopatines, patines, patinetes… Como consecuencia, las caídas aumentan exponencialmente. Normalmente acabarán en simples lloros o moratones, pero también pueden traer roturas, traumatismos cerebrales u accidentes infantiles más graves. Por eso, aunque haga mucho calor, deben utilizar medidas de protección como el casco o rodillera.

precauciones- accidentes de niños en verano